El equipo perfecto para hacer realidad tu plan de medios sociales

El equipo perfecto para hacer realidad tu plan de medios sociales


“El secreto de mi éxito fue rodearme de personas mejores que yo”. Esta gran frase está atribuida a Andrew Carnegie, el magnate del acero por excelencia de la década del siglo XIX, resume bien la diferencia entre liderar y dirigir, entre ver las fortalezas de los demás como debilidades propias o como oportunidades de lograr llegar más lejos y más rápido.

En este artículo me voy a centrar en esta idea, definiendo los roles de las seis personas clave en un equipo de gestión de planes de medios sociales, desde los aspectos más técnicos a los más formales y cualitativos. Como veréis, todos ellos forman parte de un engranaje perfecto que busca la adecuada definición y dimensionamiento de tareas para lograr un único objetivo común: comunicar eficazmente. ¿Comenzamos?

Las 6 personas que encontrarás en el cielo… del marketing de contenidos

Aunque muchas veces la realidad de las empresas nos obligue a asumir tareas que no deberíamos realizar, hay seis perfiles vitales en la generación de un plan de medios de contenidos eficaz que brillan con luz propia: el community manager, el blogger, el redactor, el técnico, el diseñador y el analista. Vamos a conocer un poco más a todos ellos:

El Redactor: el Napoleón de tu plan de medios sociales.

La figura del redactor es la del estratega detrás de las tropas. La persona que está continuamente pensando nuevas formas de sorprender y llegar a más gente. Sus funciones son las de asegurarse la confiabilidad y robustez de la información otorgada, organizando la labor del resto de piezas desde el punto de vista del plan editorial de contenidos. Entre sus labores cotidianas,  podríamos encontrar (entre otras):

  • Investigación de temáticas afines al objetivo estratégico de la marca. Desde los temas más genéricos y de atracción de tráfico a aquellos orientados a hacer entendible y accionable el producto o servicio ofrecido.
  • Revisión de tono comunicativo. Cada cosa que se diga, debe seguir un manual de comunicación. El tono, el enfoque y estilo que se dé a la información recopilada o generada debe seguir unas pautas que el Redactor debe validar.
  • Generador del plan de contenidos. Ah! La herramienta principal de un equipo de generación de contenido. El plan debe recoger los objetivos comunicativos del proyecto así como las temáticas que se tocarán, quedando todas recogidas en un único documento maestro de línea editorial.
  • Supervisión de plan editorial. Por supuesto, cada uno de estos artículos, ebooks, infografías u otros, deberán ser validados por esta persona o grupo de personas, respondiendo del devenir del posicionamiento que se desprenda de la estrategia escogida.

El Blogger: convirtiendo las ideas en contenido poderoso.

Una vez hemos dibujado cuál es la estrategia a seguir, necesitamos un perfil que convierta ideas en algo tangible; que sepa cómo transmitir los objetivos del proyecto en palabras que cautiven a lectores conocidos y desconocidos. Un buen blogger debe hacerse cargo de:

  • Redacción del contenido siguiendo las indicaciones técnicas (que veremos más adelante) y la estructura que mejor se adapta a la plantilla, formato y disposición del tema gráfico escogido.
  • Trabajo de confianza en autorship. Mejorar, día a día, su reputación digital como creador de contenido y autoridad en una materia determinada. En un mundo ideal, el blogger debería acabar acaparando más atención por ser él el autor que por el contenido mismo del artículo. Del vínculo entre esa marca personal y vuestro blog, dependerá en gran parte el éxito en el tráfico recurrente y en el número de suscriptores.
  • Programación del contenido siguiendo las indicaciones y criterios del plan editorial. Debe tener en cuenta los festivos, las horas de mayor afluencia de tráfico y la intermitencia entre cada una de las temáticas para llegar a todos, de la mejor forma posible.
  • Enlaces a otros artículos. Nadie mejor que el generador de contenido para saber cuándo es interesante (y relevante) añadir enlaces entre posts. La clave: dejar que la naturalidad decida cuándo hay que enlazar.
  • Búsqueda de menciones y backlinking entre blogs. Un buen blogger se mueve con soltura en su ecosistema. A parte de la escritura, debe navegar continuamente para encontrar lugares en los que colocar un comentario que aporte valor o solicitar un buen intercambio de links.
  • Respuesta a comentarios en blog. Como ya vimos en el capítulo sobre los beneficios del user generated content, tenemos que poner todo nuestro cariño en las consultas, comentarios, quejas o agradecimientos que recibamos y que se generen en nuestro entorno controlado. Solo de esa manera estaremos creando comunidad mientras dotamos a nuestro sitio de mayor relevancia para los principales buscadores.

El Community Manager: dejad que los followers vengan a mí.

Vale. Ya tenemos en marcha nuestra planificación de artículos y hemos generado un contenido brillante, eficaz e interesante. Ahora llega el momento quizá más olvidado de todos: la difusión. Un community manager tiene que ser el faro en ese mar de redes sociales en el que nos ha tocado navegar. Debe tener claro:

  1. Dónde hay que hacer la difusión. Seleccionando las redes sociales afines para la marca y nuestro público.
  2. Cuándo publicar los contenidos para lograr el mayor impacto posible.
  3. Cómo publicar para aumentar la tasa de clic y de interacción (una imagen, una frase, un extracto del contenido…).

En definitiva, un experto en medios sociales que, entre otras tareas, supervisará:

  • La difusión programada y controlada. Cuidado con la saturación de impactos y la presencia en más de un entorno a la vez. No hay que olvidar que muchos de nuestros seguidores pueden serlo en más de una red.
  • Dinamización de contenidos. Un community manager no solo publica contenidos, también debe dinamizarlos. Generar debate con ellos, lanzar cebos y promover el engagement activo están dentro de sus labores.
  • Respuesta a comentarios en redes sociales. De la misma forma que el blogger se ocupa de mantener felices a los lectores, un CM debe dar respuesta a todo lo que ocurra en su entorno de trabajo digital.
  • Buscar sinergías entre publishers. No siempre tenemos porque publicar lo nuestro, debemos lanzar cápsulas que apoyen y refuercen el objetivo del plan de medios sociales que previamente hemos fijado.

El Técnico: El hombre que hablaba con las máquinas.

Todo buen equipo digital que se precie necesita un experto en ver lo que otros no pueden ver. Que vea unos y ceros en vez de imágenes y palabras, que sepa qué hacer con cada artículo para lograr posicionarlo en lo más alto con el menor esfuerzo posible. Busca la eficiencia por encima del aspecto formal, que debe quedar en manos del diseñador (un poco más abajo). Un técnico debe:

  • Crear checklist de necesidades a nivel SEO: áreas prominentes, url’s, peticiones al servidor… En resumen, todo aquello que mejora la accesibilidad e indexabilidad de lo creado.
  • Optimización de imágenes para la mejora en el tiempo de carga.
  • Adecuación técnica de la plantilla para su correcta visualización en cualquier tipo de dispositivo y navegador.
  • Supervisión de herramientas de difusión y seguimiento, sobre todo cuando éstas se utilizan para medir o monitorizar aspectos relacionados con el plan de medios sociales; por ejemplo, un widget que nos muestra el feed de Facebook poco optimizado.

El Diseñador: llevando el contenido al siguiente nivel.

Si el técnico se centra en lo interno, el diseñador busca la excelencia en lo exterior; en todo aquello que el usuario verá y que le generará un sentimiento, una reacción, un recuerdo… Si el técnico representa al hemisferio izquierdo del cerebro, el artista (o diseñador) es la parte derecha, la creativa. Entre sus quehaceres encontraríamos:

  • Creador de la imagen gráfica del blog. Desde la cabecera hasta la forma en que se muestran títulos, enlaces y descripciones de imágenes. Todo debe seguir una línea estratégica que vendrá marcada por el posicionamiento de la marca, nuestros recursos y el tiempo disponible.
  • Optimización de imágenes de los artículos. No tanto desde el aspecto del peso sino de la eficiencia en la comunicación visual.
  • Definición de la cantidad, calidad y tono de las imágenes.
  • Creador de infografías y/o material audiovisual de acompañamiento. Un gran aliado para el Community Manager. La creación de material audiovisual que acompañe al contenido de texto es siempre una apuesta segura en la mejora de la experiencia de usuario.

El Analista: doctor, ¿cómo estoy?

Y por último, el analista. El verdadero termómetro del éxito de todo lo que nuestro equipo ha llevado a cabo. Sin una adecuada monitorización, seguimiento y análisis de las principales métricas que afectan al plan de medios sociales, las conclusiones no pasarían de ser meras valoraciones subjetivas, suposiciones y apuestas sobre qué ocurrió y por qué. El analista es esencial para lo siguiente:

  • Medición de resultados del post. Cada vez que publiquemos, nuestra entrada genera un registro. Una referencia que debe poder ser medible por sí sola en términos cuantitativos y cualitativos. El analista se ocupa de saber cómo funciona cada una de las piezas que forman nuestro social media plan.
  • Análisis de páginas de entrada y de salida del sitio. ¿Qué artículos funcionan mejor? ¿Qué canales orgánicos o de pago están generando el mayor retorno? El análisis de las páginas de entrada y salida tiene las respuestas a éstas y otras muchas preguntas.
  • Tracking de eventos en el sitio (vídeos, shares, …). Tan importante como saber las visitas es saber qué ha hecho el usuario mientras estaba en nuestro sitio. ¿Compartió en redes sociales? ¿Qué hizo después? ¿Dio play al vídeo que habíamos incluido y lo vio entero?
  • Generación de informes de resultados. Un documento SMART para la consumición de la información y, lo que es más importante, la facilitación de la toma de decisiones futuras.
  • Seguimiento de fuentes de tráfico y % de conversión. De forma periódica, el analista deberá seguir con mucho mimo si nuestro mix de tráfico está cambiando y cómo está afectando al porcentaje de conversión (a venta, lead, suscriptor…).

Infografía con información sobre el equipo ideal para la realización de un plan de medios sociales.

Como viene siendo habitual últimamente, os dejo una infografía que resume visualmente lo visto anteriormente.

infografia con el equipo para hacer el plan de medios sociales

infografía con el equipo para hacer el plan de medios sociales

Ya lo veis. Yo soy mi propio redactor, blogger, community manager, diseñador, analista, técnico… =) Y vosotros, ¿cuántas personas forman el departamento destinado al social media plan? ¿Os habéis encontrado en situaciones en las que os ha tocado ser más de un rol a la vez?

Hay 3 comentarios

Add yours
  1. 1
    Bitacoras.com

    Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: “El secreto de mi éxito fue rodearme de personas mejores que yo”. Esta gran frase está atribuida a Andrew Carnegie, el magnate del acero por excelencia de la década del siglo XIX, resume bien la diferencia entre liderar y dir..…

  2. 2
    El Faro de Niel

    Gran post, Jordi. Muy oportuno el desglose de habilidades y responsabilidades de cada perfil que has descrito.

    En muchas empresas, fundamentalmente por desconocimiento y por abaratar costes también (para qué nos vamos a engañar), se intenta que una sola persona aglutine todas esas características, estrategia que no me parece muy acertada. Ya lo dice el refrán, quien mucho abarca, poco aprieta.

    ¡Saludos!

    http://elfarodeniel.com/

    • 3
      Jordi Hernández

      Buenas tardes, El Faro de Niel.

      Así es. Lamentablemente, las empresas tienden a buscar la reducción de coste estructural, sobredimensionando de las funciones asignadas a cada uno de los perfiles. En estos casos siempre es mucho más recomendable reducir el número de tareas a las mínimas imprescindibles para un rendimiento satisfactorio. Como tú bien has dicho, querer hacer más con menos es una utopía.

      Salud y gracias por comentar.

¿Tienes algo que decir? Coméntalo aquí